«No pertenecemos a la España vaciada, sino a la comarca vacilada», claman en Grandas de Salime por el arreglo de la AS-12

0
59

Multitudinaria manifestación de los vecinos de los Valles del Navia

Centenares de personas se han reunido este mediodía en Grandas de Salime para reclamar, una vez más, el arreglo de la carretera regional AS-12, que comunica Grandas de Salime y Navia, a través de los concejos de Pesoz, Illano, Boal y Coaña y es la principal conexión de la comarca con la A-8, la autovía del Cantábrico, y el hospital de referencia, en Jarrio.

Al acto han acudido alcaldes y concejales de los municipios afectados y representantes de distintas fuerzas políticas de ámbito regional, a los que los intervinientes se han dirigido en más de una ocasión para reclamar un frente común y luchar por el arreglo de la vía.

La concentración, convocada por la plataforma Vecinal Valles de Navia, consiguió reunir a centenares de personas de los concejos afectados y alrededores, solo un mes después de la multitudinaria convocatoria protagonizada en Boal el pasado 30 de enero.

Vídeo: Resumen intervenciones concentración en Grandas de Salime por el arreglo de la AS-12

«Ciudadanos de segunda»

Fue el presidente de la plataforma, Miguel Mojardín, el primero en tomar la palabra y dar paso a las diferentes intervenciones en el acto. «Que no nos traten más como ciudadanos de segunda», reclamó. «Hemos oído argumento en los últimos tiempos que de verdad son auténticos insultos […]; estamos pidiendo algo elemental, que lleva repitiéndose en planes de carreteras desde el siglo pasado». Mojardín apuntó que van a seguir luchando y que «No nos vamos a conformar ni con más plazos ni con una carretera de tercera división. Queremos un proyecto digno para una carretera segura y lo queremos ya».

También como miembro de la plataforma intervino Idima López, que remarcó que, a pesar de que en el último mes el asunto ha estado en los medios de comunicación casi a diario, «la realidad es que seguimos en el mimo punto, sin ningún avance, sin nuevas propuestas».

«No caben disculpas, va siendo hora de que tengamos un acceso digno al resto de poblaciones, a la autovía y sobre todo a nuestro hospital», añadió. «Lo que reclamamos son compromisos serios, que se redacte un proyecto de nuevo trazado y que comiencen las obras ya».

«Está en juego la supervivencia de la comarca»

Por su parte, la joven Vanesa García, empresaria de turismo grandalesa, apuntó que «Si existe una zona olvidada de Asturias es concretamente esta». Y añadió, «no pertenecemos a la España vaciada, sino a la comarca vacilada», poniendo de relieve que «lo que está en juego es más que una carretera, es la supervivencia de una comarca».

Insistió en que en la zona no existe prácticamente industria, «en gran parte por la falta de vías de comunicación» y calificó de «inconcebible que, en 2 horas y 45 minutos, pueda llegar a otro país, Portugal, y que sea el mismo tiempo que empleo prácticamente en llegar a Oviedo. Síntoma que deja al descubierto que somos los grandes olvidados de la región en cuanto infraestructuras».

También tomó la palabra la secretaria general de COAG Asturias, la también grandalesa Mercedes Cruzado, que hizo referencia a los costes extra que ganaderos y agricultores de la zona tienen que asumir por el transporte de piensos o ganado debido al estado de la carretera y animó a los presentes a «que no nos cansemos de protestar, para que el tema no caiga en el olvido» y a estar unidos en la lucha: «Tenemos que olvidarnos de ideologías y divisiones, tenemos que estar todos a una, todos los habitantes del valle del Navia».

Recogida de firmas para el consejero de Sanidad

Por su parte, la presidenta de la Asociación Cultural El Carpio de Grandas de Salime, Rosa Monjardín, se mostró muy crítica con las palabras del consejero de Salud, Pablo Fernández, sobre que no constaban quejas en el área sanitaria por el estado de la vía para llegar al hospital de Jarrio. «Invitamos al señor consejero a que recorra la carretera en una ambulancia, en buen estado de salud», señaló, añadiendo que no es solo el tiempo y la distancia, sino el coste que supone contratar, por ejemplo, un servicio de taxi para llegar al centro hospitalario de referencia. «Se imagina, señor consejero, acudir a diario a un tratamiento crónico como una diálisis o una rehabilitación funcional, a una hora y media de su casa, hora y media de ida y evidentemente hora y media de vuelta. No hacen falta quejas señor consejero, solamente una mínima información. No obstante, si lo que faltan son quejas, las tendrá. Los motivos son sobrados».

«No insulten nuestra inteligencia. No estamos pidiendo una vía superflua dedicada al ocio. Es una necesidad perentoria de este valle del Navia», concluyó.

De hecho, durante la concentración se recogieron casi 300 firmas que se remitirán al consejero de Salud, para que tenga constancia de las quejas de los usuarios.

Más fotos de la concentración