Desarticulada una red de tráfico de drogas cuyas ramificaciones se extendían hasta Soto de Luiña


Operaban principalmente en Avilés y Corvera

La Policía Nacional de Avilés ha detenido a 20 personas supuestamente
vinculadas a una extensa red de tráfico de drogas en diferentes puntos de la
geografía asturiana. La investigación comenzó hace meses y tras las primeras
indagaciones se comprobó la magnitud de la red de distribución, con personas
que ocupan diferentes niveles en la organización. Desde los encargados a la introducción
de la droga procedente de otras provincias, a labores de ocultación y transporte
y, la mayoría, a la distribución final a consumidores.
Los principales responsables, son vecinos del barrio avilesino
de La Luz, extendiendo sus ramificaciones a otras zonas de Avilés y Corvera,
llegando a Langreo, Gijón y la parroquia de Soto de Luiña, en el concejo de Cudillero, e incluso a la provincia
de Salamanca, donde reside otro de los responsables, que fue igualmente
detenido. Todos son de nacionalidad española.

La banda traficaba mayoritariamente con heroína y también
cocaína, que era manipulada para ser vendida como cocaína base, «con un notorio
incremento de beneficios», señalan desde la Policía Nacional. 
Tras meses de trabajo y una vez recopilados los elementos
que pudieran servir de prueba para poder inculpar a los responsables de la
organización, los investigadores comenzaron con las detenciones de los
principales cabecillas de la red, interviniendo cantidades de sustancia suficiente
para preparar unas 3.800 dosis de heroína, 300 de cocaína, 5.000 de hachís, unos
5 kilos de marihuana, 9.400 euros y 13 basculas de precisión, así como multitud
de útiles para la manipulación, alteración y distribución de la droga.
Los distribuidores finales y los encargados de la
ocultación eran contratados por los cabecillas de la red para llevar a cabo la
venta final, reduciendo así su exposición a las investigaciones policiales «y
aprovechando, en la mayoría de los casos, la grave situación económica o su
adicción a las drogas, para contratarlos por una pequeña cantidad de dinero o a
cambio de droga».  
Con esta intervención, la Policía Nacional, logra
desarticular «una de las organizaciones más activas y complejas, dedicada a la
distribución de drogas en la región». Los detenidos ya han sido puestos a disposición judicial, quedando en libertad
condicional a la espera de juicio.