El comité de apoyo al Museo del Calamar Gigante de Luarca denuncia los incumplimientos del Principado

La plataforma ciudadana anuncia su retirada de la mesa negociadora sobre el futuro de la instalación

El Comité de Apoyo al Museo del Calamar Gigante de Luarca ha denunciado los incumplimientos por parte de la Consejería de Infraestructuras y el Ayuntamiento de Valdés en cuanto al futuro del equipamiento y ha anunciado su salida de la mesa negociadora.

La plataforma ciudadana remitió el pasado viernes cartas a la consejera de Infraestructuras del Principado, Belén Fernández y al alcalde de Valdés, Simón Guardado, en las que manifestaban su «decepción e indignación por los incumplimientos que ambos responsables políticos han llevado a cabo, respecto a los acuerdos alcanzados en la mesa negociadora a la que asistimos como observadores».

Los incumplimientos, señalan, «afectan al adecentamiento de las ruinas del museo en el Muelle Nuevo de Luarca y la colocación de lonas informativas en la fachada de dicha sede informando de la ubicación provisional del Museo en el Parque de la Vida, que debería haber ejecutado la Consejería de Infraestructuras, y a la puesta en marcha de una campaña publicitaria sobre la sede provisional que debería haber puesto en marcha el Ayuntamiento de Valdés». Según el comité, estos acuerdos deberían haberse ejecutado antes de esta Semana Santa tal y como se había acordado en las negociaciones.

Además, añaden, no han recibido información sobre los motivos que hayan podido provocar estos incumplimientos, «lo que consideramos una auténtica falta de respeto a la negociación, a este Comité y, por extensión, a todos los ciudadanos que apoyaron nuestras movilizaciones. Y por ahí, no estamos dispuestos a pasar», sentencian.

A través de un comunicado califican de «inaceptable actitud de la consejera de Infraestructuras y del alcalde de Valdés, lo que ha quebrado nuestra confianza en ambos dirigentes políticos, razón por la cual este Comité ha tomado las siguientes decisiones:

  1. Retirarnos definitivamente de la Mesa Negociadora
  2. Denunciar públicamente el incumplimiento de los acuerdos y compromisos alcanzados
  3. Mantener nuestra exigencia, irrenunciable, de una sede permanente y digna, en Luarca, para el Museo del Calamar Gigante.

Por último, recuerdan que el Comité ha cumplido con su objetivo de sentar a negociar a las partes que tienen la responsabilidad de solucionar este grave problema: la Consejería, el Ayuntamiento y Cepesma). Ahora, concluyen, «la pelota está en su tejado; esperemos que cumplan con su obligación para con los ciudadanos de Valdés y aclaren a la mayor brevedad el futuro del Museo del Calamar Gigante, una infraestructura de vital importancia para este municipio, que seguiremos defendiendo a través de las acciones que consideremos oportunas».