Malestar en el Suroccidente por quedar fuera del estudio de seroprevalencia

0
38

La muestra de hogares, designada por el Instituto Nacional de Estadística, no incluye ninguno del área sanitaria II

Solo se incluyen 3 centros de salud en los 26 concejos del Occidente asturiano

La Consejería de Salud iniciaba este lunes el estudio de seroprevalencia para conocer la situación inmunológica de la población asturiana frente al nuevo coronavirus (SARS-Cov-2). El análisis se desarrolla a nivel nacional, liderado por el Ministerio de Sanidad y el Instituto de Salud Carlos III, y se extenderá durante las próximas ocho semanas.

En total, en toda España se recabará información sobre 90.000 participantes que durante el confinamiento permanecen en sus casas. En Asturias alcanza a 960 hogares y 2.400 personas, y se extiende por 7 de las 8 áreas sanitarias.

La única que no cuenta con representación de hogares es el área sanitaria II, con cabecera en el hospital comarcal Carmen y Severo Ochoa de Cangas del Narcea, y que incluye también a los concejos de Allande, Degaña, Ibias y Tineo.

La elección de la muestra, que pretende ser representativa a nivel provincial, autonómico y provincial, depende del Instituto Nacional de Estadística, pero la falta de municipios del área sanitaria II ha generado malestar en la comarca suroccidental, donde no comparten que se deje fuera toda un área sanitaria y teniendo en cuenta que, por ejemplo, Cangas del Narcea, es uno de los municipios que ha registrado mayor tasa de incidencia por población.

La Plataforma Cívica por la Defensa de la Sanidad del Suroccidente se pregunta por qué ha quedado fuera del estudio y con qué criterio e insta a los alcaldes de la comarca a «salir al paso de la injusticia que supone nuevamente el ostracismo a que se nos tiene en cuestión de sanidad».

También el grupo parlamentario del Partido Popular en la Junta General del Principado ha denunciado « la exclusión que sufre el Suroccidente asturiano al haberse quedado esta zona fuera del estudio de seroprevalencia». La diputada Cristina Vega pide al Gobierno regional «soluciones para incluir esta zona dentro del estudio» y ha solicitado explicaciones por escrito. Además, y ante esta situación, ponen «en duda la fiablidad del estudio, al dejar fuera a esta zona sanitaria. Se trata de un área donde, a 24 de abril, la tasa de morbilidad por coronavirus es de 172,2 por cada 100.000 habitantes, situándose como la quinta área de ocho en la tabla, según datos de la Dirección General del Salud Pública», señalan.

Tres centros de salud en el área sanitaria I, en Jarrio

En la investigación participarán casi 40 centros de salud de toda Asturias, en los que se realizará la mayor parte de las pruebas. En el área sanitaria I, con cabecera en el hospital de Jarrio, se incluyen los centros de salud de Tapia de Casariego, Navia y El Espín-Coaña.

Serían, por lo tanto, los únicos tres puntos en todo el Occidente asturiano donde se llevará a cabo el estudio, ya que en la información hecha pública tampoco se incluyen centros sanitarios de la comarca occidental que pertenecen a las áreas sanitarias III o IV.

Una encuesta y varias muestras

El Instituto Nacional de Estadística ha seleccionado a los participantes que irán recibiendo una llamada telefónica de invitación a colaborar en el estudio. Aquellos que reciban la llamada en sus hogares y accedan a participar en el estudio tendrán que rellenar con carácter obligatorio una encuesta sobre las características sociológicas de su hogar: cuántas personas viven en la casa, qué edades tienen, si sufren enfermedades crónicas y si en las semanas precedentes se han realizado pruebas diagnósticas de coronavirus, entre otra información.

Además, también de modo ineludible, los participantes se someterán a un test rápido de detección del coronavirus, una prueba que se considera «100% fiable en los casos positivos y tiene un margen de error, sobre el 20%, en los negativos». Por ello, ante estos posibles falsos negativos, se ofrecerá un tercer paso, esta vez voluntario, a las personas colaboradoras en la investigación.

Se trata de una medición de anticuerpos en sangre, que correrá a cargo de Instituto Nacional de Microbiología. Esta prueba aporta certeza y además aclara el tiempo transcurrido desde el contacto con la enfermedad y el grado de defensas del organismo ante el coronavirus. La idea es contar con «una foto muy precisa de la situación actual, para conocer cómo es la penetración social de la enfermedad y el estado inmunológico de las personas».

Este proceso de toma de muestras se repetirá tres veces, espaciadas dos semanas entre sí, con el fin de evaluar los cambios de la prevalencia en la evolución de la epidemia. Tanto los cuestionarios epidemiológicos como los resultados de los test rápidos se registrarán en una aplicación diseñada para este fin y facilitada por el Ministerio de Sanidad a las comunidades autónomas. Una vez concluida la primera fase, pasadas dos semanas, las instituciones nacionales encargadas del análisis global de los datos ofrecerán resultados parciales.

Las personas participantes no tendrán que esperar a este momento para conocer el estado de su salud, dado que se les informará lo antes posible sobre los negativos o positivos de sus pruebas.

Además, si durante la realización del estudio se detectaran personas con síntomas de COVID-19 o test positivos, se les derivará al circuito asistencial y se someterán, en su caso, a la prueba PCR.

En aquellos casos en que las personas deban permanecer en el hogar, por problemas de movilidad u otras circunstancias, serán los profesionales sanitarios quienes se desplacen a los domicilios para recabar las muestras.

La consejería ha habilitado un número de teléfono de información sobre la encuesta: 617 766 468.